Tocar niñas y niños sí es delito en El Salvador, el pasado 14 de noviembre el Pleno Legislativo aprobó, por consenso, reformas al Código Penal con las que se garantiza la tipificación del tocamiento impúdico contra niñas y niños como delito y no como falta.

En ese contexto, las diputadas del Grupo Parlamentario de Mujeres se unieron para pronunciarse sobre el hecho que ha sido objeto de análisis en el Parlamento y ha estremecido a la sociedad salvadoreña debido al caso de violencia sexual contra una menor.

La diputada Dina Argueta, expresó que se busca garantizar la protección de la niñez al no dejar vacíos en la ley, para que el aplicador de justicia pueda a la hora de emitir una sentencia, catalogarlo como delito y no como falta. Por su parte, la diputada Martha Evelyn Batres hizo énfasis en la necesidad de discutir una depuración en el sistema judicial, pues actualmente el implicado fue favorecido por la Cámara Primera de lo Penal y no reconoció que cometió tocamientos a la niña.

Para la diputada Rebeca Cervantes el problema en el país no es de leyes, sino del cumplimiento de las mismas, sin embargo reafirmó su compromiso para legislar a favor de los derechos humanos de la niñez salvadoreña.

“Toda aquella persona que vulnera a la libertad sexual debe ser castigada con todo el peso de la ley”, aseguró la diputada Karla Hernández, quien agregó que la reforma no obedece únicamente al caso del magistrado Escalante sino que busca dar garantías que el articulado no vuelva a utilizarse para recurrir a la impunidad.

En tanto, la diputada Marcela Villatoro mencionó datos estadísticos, entre ellos, que una niña es violada cada tres horas en El Salvador y son doce denuncias al día de agresiones sexuales, el 92% de ellas de niñas y niños.

Agregó que “no podemos permitir que agresores sexuales continúen en libertad y no enfrenten la justicia o la burlen con sentencias y decisiones judiciales que los favorecen”.

“Tocar niñas Sí es delito” manifestó la diputada Mayteé Iraheta al dar a conocer que “como madre y abogada no puedo permitir que mi hijo, las niñas y niños salvadoreños estén expuestos a la vulneración de derechos”.

Entre las modificaciones aprobadas se encuentran, la derogatoria del numeral 4 del artículo 392 que estipulaba la acción como falta y no como delito; además se legisló sobre las penas y la inhabilitación del cargo o empleo cuando estuviese involucrado un funcionario.

Las propuestas surgen posterior al mediático caso en el que se involucra un magistrado de la Cámara Tercera de lo Civil quien tocó impúdicamente a una niña de diez años que jugaba con un vecino en la entrada del pasaje de la colonia Altavista.