El Grupo Parlamentario de Mujeres, en coordinación con ONU Mujeres, presenta este día los resultados de la encuesta “Motivaciones de participación electoral de las mujeres en El Salvador”, la cual tiene por objetivo principal conocer las percepciones de la población adulta salvadoreña sobre la participación de las mujeres en cargos de elección popular y explorar las motivaciones y factores asociados a que la ciudadanía vote por las mujeres que se postulan a estos cargos en los ámbitos legislativo y municipal.

La investigación exploró diversas áreas, entre ellas: Confianza en las instituciones y apoyo al  sistema político; la participación ciudadana en el ámbito público; estereotipos de género y mujeres en la política; opiniones sobre las elecciones y la participación electoral de las mujeres; y respaldo a la participación política de las mismas.

El estudio se realizó entre el 4 y 13 de septiembre de 2017; y tuvo una muestra de mil 272 personas en los 14 departamentos del país; la muestra tiene un 95% de confiabilidad y un error muestral de +/- 2.75%

Principales hallazgos de la encuesta:

El Índice de percepción de la política como labor masculina alcanza un valor promedio de  36.7 en una escala de 0 a 100. Quienes tienen una mayor percepción de que la política es una labor masculina son los hombres, las personas de las zonas rurales, las que tienen mayor edad, menor escolaridad, menor gasto mensual, las personas que se dedican a los quehaceres del hogar, las que reportan que el jefe de su hogar es un hombre, quienes residen en la región oriental y quienes se ubican ideológicamente en la derecha radical.

El promedio de interés  de las mujeres en la política, entre la población consultada, es de 39.9 en una escala de 0 a 100. Quienes más se interesan en la política son los hombres, las personas que viven en las zonas urbanas, las que reportan gastos mensuales medio y alto, las que cuentan con estudios a nivel superior, las que viven en la zona metropolitana del país, los jubilados y estudiantes, y quienes siempre dan seguimiento a las noticias.

1

Asimismo, quienes menos identifican a las mujeres con rasgos agenciales, es decir mujeres que se caracterizan por ser valientes, competitivas, lideresas, de carácter fuerte e independientes;  o con rasgos comunales, es decir mujeres que se caracterizan por ser obedientes, hogareñas, cariñosas, serviciales y leales; y quienes tienen una visión más estereotipada sobre los roles de género, también expresan mayor respaldo hacia la idea de que la política es una labor masculina.

Así también, en la solución de problemas de su barrio: quienes más han contribuido son los hombres, las personas con un nivel de escolaridad básica y superior, y quienes tienen edades entre 41 y 55 años; la zona y región de residencia no marcan diferencias.

El promedio de participación de mujeres en el ámbito público, entre la población consultada, es de 13.9 en una escala de 0 a 100. Quienes más participan son los hombres, las personas con edades de 41 a 55 años, las que residen en las zonas rurales y en las regiones oriental y paracentral del país, quienes siempre dan seguimiento a las noticias, quienes trabajan fuera del hogar y los jubilados.

Asimismo, los datos señalan que participan más en la política quienes tienen un posicionamiento ideológico de izquierda radical e izquierda moderada, y quienes exhiben mayores niveles de confianza institucional y una mayor percepción de representación.

Estereotipos de género y mujeres en política; El sexo, edad y nivel de escolaridad de las personas encuestadas no marcan una diferenciación clara entre quienes caracterizan más a las mujeres con rasgos agenciales.

El respaldo a roles estereotipados de género alcanza un valor promedio de 48.2 en una escala de 0 a 100.

En cambio, se observa que las personas que más atribuyen rasgos agenciales a las mujeres son quienes reportan mayores gastos mensuales, las y los estudiantes, y los residentes de la región metropolitana.

En contraste, las personas que más atribuyen rasgos comunales a las mujeres se caracterizan por tener gastos mensuales más bajos, dedicarse a los quehaceres del hogar, vivir en zonas rurales e identificarse con posturas ideológicas de derecha radical e izquierda radical.

Quienes tienen una visión más estereotipada de los roles de género son los hombres, las personas que viven en las zonas rurales, las que tienen menores niveles educativos y menores gastos mensuales, quienes tienen mayor edad, quienes se dedican a quehaceres del hogar, las personas que atribuyen menos rasgos agenciales a las mujeres y aquellas que indicaron que el jefe de su hogar es un hombre.

La población que otorga más importancia a rasgos agenciales en candidatas se caracteriza por tener un nivel educativo y gasto mensual elevado, residir en la región metropolitana del país y reportar un posicionamiento ideológico de izquierda radical o de centro.

Mientras, quienes otorgan una alta importancia a rasgos comunales son personas que carecen de educación formal o tienen estudios a nivel básico, que reportan gastos mensuales bajos, que viven en las zonas rurales y que se identifican ideológicamente con la derecha radical.

Además, mientras menor respaldo expresan las personas a una visión estereotipada de roles de género, mayor es la importancia que le otorgan a los rasgos agenciales en una candidata, y menor es la importancia que le conceden a los rasgos de comunalidad.

A su vez, mientras menos se percibe la política como una labor masculina, más importancia se les da a las características agenciales en una candidata.

“El Salvador ha tenido avances legislativos muy significativos en la participación política de las mujeres, ya con la reforma a la Ley de Partidos Políticos que establece que cada partido deberá incluir en su planilla un mínimo de 30% de mujeres para elecciones de Gobiernos Municipales, Asamblea Legislativa y PARLACEN, en las elecciones del año 2015 se logró obtener a nivel legislativo un 32% de diputadas propietarias y un 35% de propietarias en el PARLACEN. Sin embargo, en los gobiernos municipales, los incrementos de cuotas de mujeres se observan aun como un desafío y un reto ya q en las regidoras suplentes tenemos un 49% según el (TSE, 2015), siendo el porcentaje de mujeres alcaldesas muy bajo con (27 de 262, lo que supone únicamente el 10%), 24% de síndicas y 29% de regidoras propietarias” explica la presidenta del GPM, diputada Margarita Rodríguez.

“Conocer las opiniones y percepciones que tiene la población sobre la participación política de las mujeres es fundamental para identificar y modificar los patrones socioculturales que están incidiendo en la escasa participación política de las mujeres, necesaria para poder garantizar sus derechos políticos y para fortalecer la democracia y el desarrollo sostenible en el país”, dice la Representante de ONU Mujeres en El Salvador, Ana Elena Badilla.

Otro de los hallazgos de la encuesta es que las personas con mayor preparación académica y con gastos medios y altos tienen una opinión más positiva que aquellas con los gastos más bajos, 67.9 y 53.9 de promedio respectivamente.

Las mujeres, las personas en el rango de 26 a 40 años; las que residen en las zonas urbanas y en el área metropolitana de San Salvador y que cuentan con mayor grado académico expresan, en mayor medida que los demás, estar a favor de una distribución equitativa en la Asamblea Legislativa.

El apoyo a la representación partidaria tiende a incrementarse entre los que no tienen partido de preferencia y entre los que se autodefinen con ideología de centro.

Así también, las personas que apoyan más el sistema político, los que adjudican a las mujeres más roles de agencia y a las candidatas menos roles de comunalidad y más características neutras,  las que asumen menos los roles estereotipados de género y las personas que piensan que la política no es una labor masculina, tienden a estar más dispuestas a apoyar la postulación de mujeres a cargos de elección popular.