Comunicación con perspectiva de género es el proceso formativo dirigido al personal que conforma la Gerencia de Comunicaciones de la Asamblea Legislativa,  Unidad de Arte, Cultura y Deportes; Biblioteca Legislativa y Grupos Parlamentarios organizado por la Unidad de Género, en coordinación con la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL) de la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador y la Fundación Justicia y Género de Costa Rica

El curso tuvo como objetivo principal incorporar la perspectiva de género en la información que se genera desde el primer Órgano de Gobierno, a través de su Sistema de Medios de Comunicación Legislativos que incluye elaboración de materiales para radio, televisión, prensa, redes sociales, además del personal que funge como enlaces de género u otras oficinas.

Los objetivos específicos del curso están encaminados a establecer las obligaciones de los medios de comunicación con el derecho a la justicia de las mujeres; los medios como generadores de violencia y discriminación contra las mujeres, y los medios promoviendo cambios en los patrones de las masculinidades patriarcales.

La primera entrega estuvo a cargo de la Dra. Roxana Arroyo, consultora en derechos de las mujeres, quien abordó la temática sobre la responsabilidad de los Medios de Comunicación en el goce y disfrute de los Derechos Humanos de las Mujeres.

En ese contexto ahondó en las obligaciones de los mismos en cuanto a la implementación de los medios a la información, así como el derecho a la no discriminación en la justicia como consecuencia de prejuicios, roles y estereotipos en la sociedad y las noticias. Arroyo finalizó con lo que debe incluir las buenas prácticas para la promoción de los derechos de las mujeres con la utilización del lenguaje inclusivo, imágenes y mensajes con contenido de igualdad.

El análisis del sexismo y violencia contra las mujeres en los medios de comunicación fue la temática abordada por la doctora Rosina Sánchez, de la Fundación Justicia y Género.

Sánchez explicó en qué consiste la publicación sexista como cualquier forma que transmite valores, roles, estereotipos , conductas femeninas y masculinas, lenguaje verbal y no verbal, que fomentan la discriminación, subordinación, violencia y la misoginia.

De igual forma, profundizó en la violencia simbólica que regula la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV) y la cual abarca los mensajes, valores, iconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales que se establecen entre las personas y naturalizan la subordinación de la mujer en la sociedad. 

La deconstrucción de los roles, estereotipos y prejuicios que la sociedad forma entorno a las masculinidades y feminidades fue otro de los temas abordados en el curso.

Para ello se analizó la “Guía de la buena esposa” que se creó en el año 1953 con la finalidad de “agradar al hombre”. Esta es una entrega de 11 reglas “para mantener al marido feliz”, la cual ha causado, desde entonces, revuelo por la diferencia de puntos de vista pues hay quienes los consideran son sexistas y un escrito altamente machista. 

Como parte de la formación se llevó a cabo el análisis de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW); la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belém do Pará) y la cuarta conferencia mundial de la Mujer, Beijin; así como la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

La perspectiva de género en los medios de comunicación fue el tema que se desarrolló en la sexta jornada del curso Comunicación y género, la cual fue impartida por Evelyn Morataya de la Fundación Justicia y Género. 

El proceso de formación constó de seis sesiones presenciales en las que se desarrollaron temáticas encaminadas a que el personal de comunicaciones de la Asamblea Legislativa adquiriera las herramientas pertinentes para ponerlas en práctica en cada una de las áreas en las que se desempeñan.